publicidad
Twitter Tuenti Facebook RSS Feed

Representante Español en el Premio de Periodismo del Parlamento Europeo

Viajar solo. Ventajas, desventajas y recomendaciones

Escrito por pilar lópez 28/01/2011 Licencia de Creative Commons

Consejos para disfrutar de un viaje en solitario: dónde alojarse, cómo cuidar la seguridad y cómo evitar el aislamiento. Para cuando viajar solo es la única opción. O una elección propia.

Una ruta en solitario, la máxima expresión del viaje independiente

La mayoría de la gente viaja en parejas, en grupos de amigos o en viajes organizados. Pero no todo el mundo tiene pareja, los amigos no siempre están disponibles y los viajeros independientes temen al ‘efecto rebaño’ de las rutas organizadas por agencias. Entonces queda viajar solo.

Los viajes en solitario no son un invento del siglo XXI: son célebres los relatos de los viajeros ilustrados del siglo XVIII y los viajeros románticos del XIX, sobre todo británicos que retrataron la España y América Latina de entonces. Incluso hubo ya alguna mujer que viajaba sola, como Ida Pfeiffer, que dio dos veces la vuelta al mundo.

Pero, sí, Internet y los teléfonos móviles lo han puesto mucho más fácil.

Ventajas de viajar solo

El principal atractivo es obvio: que no se viaja con nadie más. Eso significa que itinerarios, rutas y paradas se pueden diseñar y cambiar al gusto de cada uno. Deja, por tanto, más espacio a la improvisación, que debe tener al menos un pequeño margen en los viajes de mochilero.

También permite adaptar el presupuesto a la voluntad de cada uno. Hay quien prefiere ahorrar en alojamiento y renunciar a transportes rápidos, o quien gasta lo mínimo en comida para prolongar el viaje lo máximo posible.

Además, cuando se viaja solo es mucho más fácil conocer a otros viajeros y, lo más importante, a gente local, que -especialmente en el caso de mujeres en muchos países- suele ‘apiadarse’ de los excursionistas solitarios.

El aburrimiento y la inseguridad, contra el viajero independiente

A los viajeros solos también se les suele llamar ‘viajeros single‘, aunque el término -soltero- parece implicar más una soledad amorosa que puramente factual. No obstante es esa, la soledad, la principal desventaja de viajar en solitario. A veces puede resultar aburrido, embarazoso incluso cuando hay que comer solo en un restaurante, por ejemplo.

Otro problema es la inseguridad para viajar de noche, o detalles tan nimios como dónde dejar el equipaje para entrar al baño. También, si no se quiere compartir habitación, los precios de los compartimentos individuales suelen ser más caros, o llevar un suplemento en el caso de algunos hoteles.

Buscar alojamiento en hostels y CouchSurfing

Para combatir la soledad, la mejor opción es recurrir a hospedajes frecuentados por viajeros independientes. Ese es el caso de los hostels, también llamados albergues juveniles, pero que suelen estar abiertos a gente de todas las edades. En los hostels, por lo general, se comparte habitación con entre 3 y 20 personas, por lo que es necesario tener capacidad de adaptarse a lo que sea -y llevar unos tapones para los oídos como precaución ante compañeros ruidosos-.

Este tipo de establecimientos suele disponer de zonas comunes -cocina, sala de lectura, bar, a veces incluso piscina y barbacoa- que suelen ser el lugar ideal para conocer a otros viajeros. El objetivo más fácil son otros viajeros solos, que por lo general también estarán buscando compañía.

Otra opción para alojarse y abrir el círculo es utilizar Couchsurfing, una red social en la que personas de todo el mundo ofrecen su casa a los viajeros. Cuando se viaja solo, especialmente para mujeres viajeras, es importante leer los perfiles de los miembros con los que se va a quedar, especialmente las referencias de otros couchsurfers.

Precauciones de seguridad para viajar solo

Para poder cuidar de las pertenencias, la primera norma es llevar las menos posibles. Viajar solo con una maleta de treinta kilos es incómodo, inseguro y la mayoría de las veces innecesario: mejor llevar una mochila con lo imprescindible.

Hay que llevar, siempre, los documentos y el dinero encima, pero conviene dejar en el alojamiento una copia de emergencia del pasaporte y algo de efectivo. Los hostels suelen tener taquillas (para las que es necesario guardar un candado), y en la mayoría de las recepciones pueden conservar objetos personales durante unas horas.

En cuanto a la seguridad personal, hay que prestar atención a los transportes. Dependiendo del país, el tren es más seguro que el autobús, o viceversa. No siempre el primero es preferible, ya que en algunas redes de ferrocarril los vehículos están divididos en compartimentos por donde jamás pasa un revisor o alguien que pueda ayudar en una situación adversa.

Conviene, además, tener un seguro de viajes para posibles enfermedades y evitar llegar a las ciudades de noche. Si es imprescindible, mejor tener el alojamiento reservado, avisar de que se llega tarde, asegurarse de que estará abierto y preguntar la manera exacta de llegar. En estos casos, para posibles eventualidades (como por ejemplo, que el recepcionista se haya dormido y no oiga el timbre, poco común pero no imposible) conviene lllevar apuntada una alternativa de alojamiento.

Mujeres que  viajan solas

Viajar sola no tiene por qué ser una opción por descarte. También puede ser una elección, y tiene sus ventajas. En países tradicionalmente vistos como hostiles para las mujeres, como Irán, una chica viajera puede acceder a contactos y experiencias -las el mundo femenino- totalmente vetados para los hombres.

Obviamente, una mujer debe tener más cuidado entrando en según qué zonas de ciertas ciudades. Algunas guías como Lonely Planet incluyen páginas de recomendaciones para mujeres viajeras, a las que conviene echar un vistazo.  Pero no hay destinos seguros ni destinos inseguros, por sí mismos, para las mujeres: depende del arrojo, la templancia y la prudencia de cada una, además de la capacidad para superar prejuicios.

Para quien, a pesar de todo, no se anima a emprender la aventura en solitario, existen agencias como ViajarSolo que diseñan la ruta o incluso buscan compañeros de viaje en excursiones oganizadas. Sin embargo, llegar a una ciudad sin conocer a nada ni nadie, solo con la propia mochila y una dirección…como decía aquella publicidad, no tiene precio.

compartir GMT+100

Una Respuesta a “Viajar solo. Ventajas, desventajas y recomendaciones”

  1. libardo contreras dice:

    MUY BUENO LOS COMENTARIOS QUE QUI APARECEN. ME GUSTA VIAJAR SOLO PERO SIEMPRE CON LA INSERTIDUMBRE DE LO QUE PUEDA PASAR EN PAIS QUE NO ES EL DE UNO, RICO ENCONTRAR A ALGUIEN DONDE SE LLEGUE PARA ENTABLAR AMISTAD Y CONOCER MEJOR

Deja un comentario